domingo, 2 de octubre de 2011

Análisis semiótico del cuento: las babas del diablo de Julio Cortázar



La historia trata de un hombre que es fotógrafo y traductor al mismo tiempo. Narra un día de su vida en primera o segunda o  tercera persona,  aún así no se escapa por ningún motivo de ser el narrador, hace un flashback de su vida y cuenta un día que desde su parecer es necesario contarse.
Precisa el tiempo en que sucede el hecho que alarga de ser contado en un principio. Y ahí va el cuento retardado describiendo al personaje principal Roberto Michel, el narrador describiéndose así mismo al igual que cada distracción causada por la naturaleza.


Hacía un mes que pasaba la historia, se suscitó un domingo siete de noviembre, ese día Michel salió de casa a tomar fotos por Paris, mencionó que llevaba semanas traduciendo al francés un tratado de José Norberto Allende y más adelante indicó que al pasar por el hotel de Lauzun recitó unos fragmentos de Apollinaire  hace una connotación isotópica literaria. De igual forma pero de manera arquitectónica el autor indicó varios lugares de Paris como: Rue Monsieur–le–Prince, hotel de Lauzun, Quai d´Anjou, Quai de Bourbon y Avignon lugares que existen y que dan una realidad al cuento impresionante. 
Entonces ese domingo Michel salió con la intensión de sacar fotos por la ciudad. Llegó a la punta de la isla donde se encontró con una escenario único, que le agradó, de lejos miró a una pareja al parecer era madre e hijo, pero de repente se dio cuenta de que aquello que miraba no era una relación maternal sino de algo íntimo, típico del romance, de relaciones de pareja. Una mujer experimentada y un joven inexperto.
Desde ese momento Michel se convirtió en un personaje esquizofrénico, pensante, exagerado, entrometido y pasó mucho tiempo observando a la pareja, haciendo conjeturas sobre la situación.  No conoció de manera precisa lo que pasaba y sin embargo tomó una fotografía rompiendo con la privacidad de aquella pareja.
Entonces es ahí cuando se acercó la mujer a reclamarle. El joven se fue perdiendo invadido por el temor que reflejaba esa situación. Michel creyó que estaba ayudando en el desenlace de esa historia, el ángel de Fra Filippo como lo cree Michel y haciendo una connotación isotópica de arte se iba perdiendo.
Michel reveló las fotos y la que le gustó fue justo esa de la pareja en la punta de la isla, hizo una ampliación y la acomodó en una pared de su casa y recordando aquél momento como si fuera ayer. Nunca se olvidó de describir el cielo que lo cubría.
Análisis semiótico
El título de la obra es una similitud con Michel que representa el diablo, un diablo entrometido, burlón que se involucra en una historia de una historia. Y las babas son todas esas acciones y pensamientos que conllevan a Michel a captar una escena de una escena que parecía ser como la pensaba y que deja la duda de pensarse así.
El narrador es el personaje (Michel), desde el principio del cuento indica algunas dificultades que se le presentan para narrar la historia. El narrador nos comparte algo propio, un hecho que no se puede objetar porque tiene un valor digno del autor.
La fecha en que fue narrado el cuento fue en diciembre.  El hecho se presentó un domingo siete de noviembre no se mencionó el año.
Los sitios que aparecen en el cuento existen son lugares de Paris. Rue Monsieur–le–Prince, el hotel de Lauzun, Quai d´Anjou, Quai de Bourbon, Avignon son algunos de los lugares que menciona el autor y que recrean un momento que parece ser existente, un cuento que parece dejar de ser cuento.

Los actantes que aparecen en la historia son:
- Michel es el personaje principal, el que vive y narra su experiencia.
-La mujer de edad, es la responsable de crear la polémica dentro del pensamiento de Michel, su función dentro del cuento era de confusión al igual que la de los demás personajes, el chico y el hombre de sombrero gris.
La función del lenguaje es un recurso que justifica al cuento. El autor entre paréntesis hace observaciones descriptivas que son de interés para el lector: (de otra especie, una Contax 1.1.2), (porque éramos fotógrafos, soy fotógrafo). Pero también utiliza los paréntesis para señalar que había arriba de él: (ahí pasa otra, con borde gris), (ahora pasa una paloma, y me parece que un gorrión), (nubes, y a veces una paloma). 
Las isotopías que aparecen en el texto son literarias, de arte, arquitectura.




8 comentarios:

  1. Un buen análisis semiótico, me pregunto si tendrás información sobre semiótica visual, necesito analizar marcas y soportes desde la perspectiva visual

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola que tal , tengo algunas lecturas que te pueden interesar contactame por facebook , saludos!

      Eliminar
  2. No leí casi nada; pero me llamo la atención la palabra semiótica y me acorde de chespirito, que no es santo de devoción y de Augusto Monterroso que tenían obsesión por la gramática... y también me acorde de un pequeño amigo que me señalo que si no podía decir no se...en lugar de de pretender saberlo todo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, soy edna murillo, me gustaría pudieras agregarme a mi facebook, ya que perdí la cuenta de este blog, tengo otros dos blogs http://trabajosuniversitariosparatodos.blogspot.com/ y delirioescrito.blogspot.com , saludos!

      Eliminar
  3. No comparto para nada este análisis. Babas del diablo significa telarañas; es un cuento sobre la interpretación y está mal enfocado desde el comienzo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada quien puede tener una interpretación distinta amigo!

      Eliminar
  4. Además no puedo estar tan mal, porque saqué 100, cada quien tiene su perspectiva.

    ResponderEliminar
  5. Claro que se puede tener una interpretación propia!... Pero en mi (muy personal) opinión, el análisis que propones es bastante superficial, la interpretación que das de los hechos en sí, no traspasa la simpleza y no abarcas realmente la relación de la semiótica con el desarrollo del cuento (que está plagado de signos profundos) y, más que un análisis, el trabajo parece un resumen.
    Definitivamente las interpretaciones son personales y distintas en cada quien, pero la literatura (en este caso el cuento de Cortázar) y, con mayor cuidado, su análisis se deben trabajar, abstraer y desarrollar con la suma del entender personal y la puerta abierta a las posibilidades, ambiguas sí, pero también profundas y correctamente planteadas.

    ResponderEliminar